Pueblo Pijao de Ataco comenzará la implementación de reparación colectiva en el año 2022

Los representantes de nueve comunidades indígenas del sur del Tolima y la Unidad para las Víctimas avanzan en la planeación del presupuesto y el cronograma de las medidas y acciones del Plan Integral de Reparación Colectiva.

El pueblo pijao de Ataco, conformado por dos resguardos y siete comunidades a las que pertenecen 525 familias con más de 2.100 personas, será el primer sujeto de reparación colectiva (SRC) étnico en el Tolima en ser reparado integralmente en este departamento.

Durante la quinta jornada de formulación y diseño del Plan Integral de Reparación Colectiva (PIRC) se discutieron las etapas de planeación, costeo y cronograma de las medidas y acciones que serán sometidas a aprobación en un el documento final en el mes de noviembre e implementadas por tres años a partir del 2022 como compromiso del Estado para resarcir las afectaciones sufridas por el pueblo Pijao como consecuencia del conflicto armado.

Las nueve comunidades que hacen parte del sujeto son: resguardo Beltrán, resguardo Pueblo Viejo Santa Rita La Mina, cabildo Ico Valle de Anape, cabildo Ancestral Pijao Buena Vista, cabildo Kalapicá Ambulú Territorio Sagrado, Cabildo Pijao Casa de Zinc, cabildo Brisas de Atá, comunidad Caciques de Agua Dulce y comunidad Mesa de Pole.

Carlos Augusto Rodríguez Millán, coordinador de la Mesa Permanente de Concertación Indígena del Pueblo Pijao, aseguró que en este año se ha visto un significativo avance en la formulación y concertación de las medidas reparadoras: “la Unidad para las Víctimas se ha puesto la camiseta por las víctimas y por nuestro sujeto de reparación colectiva y nos ha permitido avanzar para sacar adelante este proceso y encontrar el apoyo del Estado”.

El encuentro, además, definió los actores institucionales con quienes se establecerán compromiso. En consecuencia, se convocará en la última semana de septiembre a mesas técnicas con entidades del Sistema Nacional para la Atención Integral de Reparación a las Víctimas (SNARIV) para establecer un diálogo y generar acuerdos que permitan articular y trabajar coordinadamente en la ejecución de las medidas y acciones establecidas a partir de las necesidades de las nueve comunidades indígenas.

“Hoy estamos muy cerca de poder empezar a recuperar la incidencia de nuestra cultura, de nuestras organizaciones y de recuperar la participación. Pero, además, en la parte material, restablecer la calidad de vida de nuestras comunidades que fueron tan afectada por el conflicto que se vivió en el sur del Tolima”, aseguró Carlos Augusto Rodríguez.

Este proceso ha contado con el acompañamiento de delegados de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) y de la Corporación Desarrollo y Paz del Tolima (TOLIPAZ), funcionarios de la Dirección Territorial Central de la Unidad, la Subdirección de Reparación Colectiva y la Dirección de Asuntos Étnicos (DAE), además delegados de los Ministerios de Cultura, Interior y Agricultura.

 

×

Hola!

Cuéntanos en que te podemos ayudar, envíanos un WhatsApp y platiquemos sobre ello. :), tambien puedes escribirnos a ambeimaestereo@yahoo.es

×