best web host

365 días sin el Gran Martín Elías

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Ya ha pasado un año de la muerte de Martín Elías, muchos han sido los lamentos y tristezas luego del trágico accidente en el que “Tin” un gran ser humano, amigo, noble, soñador, un niño bueno, perdió la vida. El más jocoso, alegre y humilde de los cuatro hijos de Diomedes Díaz con la dueña de la ventana marroncita Patricia Acosta. Nació el 18 de Julio de 1990, desde su nacimiento, su difunto padre declaró que el sería “El Gran Martin Elías” y así como lo dijo se cumplió. En sus años de vida el intérprete fue grande, demostró la sangre artística que corría por sus venas. Este hijo del ‘Cacique de la Junta’, logró catapultarse como de los mejores artistas del género vallenato, premio que consiguió a pulso y desde abajo, aun cuando pocos creyeron en su talento, sin embargo, este joven demostró que la perseverancia y el amor con el que se hacen las cosas, son los ingredientes para materializar lo que se sueña. En el 2007 el cantante vallenato saco su primer sencillo con el reconocido acordeonero Rolando Ochoa, y logró materializar nueve producciones musicales, gano congo de oro en el año 2014 y en el 2017 fue nominado a los Premios Grammy Latino. Muchos de sus seguidores lo veían como la joven promesa del vallenato, pues con el pasar del tiempo el género ha ido perdiendo su autenticidad, sin embargo la muerte infame no lo quiso así. Un 14 de abril del 2017, Martin dijo adiós a sus seguidores, una dolorosa e inesperada muerte acabo con el sueño de este gran hombre. Martín Elías fue y sigue siendo grande, aun cuando su cuerpo no está presente, su nombre es protagonista en el mundo vallenato, el muchachito que desde niño soñaba con cantar y ser como su papá, alcanzó gran parte de sus anhelos, puesto que el más valioso y grande de todos fue ser un gran cantante de música vallenata… y lo fue. Hoy solo quedan recuerdos de las parrandas, los videos y la risa contagiosa de un ser con ilusiones y unos deseos por llenar en su corazón. Crédito: Olimpica Stereo
Visitas del artículo
138227